17.7.12

Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

Título: Orgullo y Prejuicio
Autor: Jane Austen
Editorial: Debolsillo, Random House Mondadori
ISBN: 978-607-31-0332-9
Páginas: 448
Características: Tapa blanda, sin solapas
Precio:  $199

(Tomada de la contraportada)
A lo largo de una trama que discurre con la precisión de un mecanismo derelojería, Jane Austen perfila una galería de personajes que conformanun perfecto y sutil retrato de época: las peripecias de una damaempeñada en casar a sus hijas con el mejor partido de la región, losvaivenes sentimentales de las hermanas, el oportunismo de un clérigoadulador... El trazado de los caracteres y el análisis de las relacioneshumanas sometidas a un rígido código de costumbres, elementos esencialesen la narrativa de la autora, alcanzan en Orgullo y prejuicio cotas demaestría insuperable.


Orgullo y Prejuicio es considerado un clásico de la literatura. Fue escrito por la inglesa Jane Austen y publicado en el año de 1813.   
Mrs. Bennet tiene el afán de casar a sus cinco hijas (Jane, Lizzy, Mary, Kitty y Lydia) con un buen partido, presentándose la oportunidad con la llegada de Mr. Bingley, que viene acompañado de su mejor amigo Mr. Darcy...
Este libro se ha convertido en uno de mis favoritos porque me metí coompletamente en la historia, sobre todo me identifiqué con Mr. Darcy (por lo general se diría que con Lizzy, la heroína de la historia) por su personalidad (tímido, sensible).
Como pudieron haber visto, puse imágenes de la película, protagonizada por Keira Knightley y Matthew Macfadyen, que también me gustó (aunque le cambiaron y agregaron cosas)

Recomiendo ampliamente este libro, y más por ser un clásico que todos deben leer.

SEGUNDA VUELTA.

Esta fue de mis primeras reseñas en el blog, por ello decidí que tenía que ser la novela que estrenara esta sección. Hace algunos meses volví a leer "Orgullo y prejuicio" ya que lo había comprado en una nueva edición, y lo disfruté igual (o incluso más) que la primera vez. Sigue estando entre mis favoritos y ni qué hablar de su adaptación, de tantas veces que la he visto, ya me aprendí los diálogos de memoria. 

A pesar de los casi 200 años de haber sido escrito, "Orgullo y prejuicio" es un clásico que sigue manteniéndose en la actualidad, precisamente por la trama que aborda (sí, una novela romántica), pero Jane Austen se preocupó por describir meticulosamente tanto la sociedad y el ambiente en el que se desarrolla. como la complejidad de las emociones que influyen en muchas de los actos y decisiones de los personajes.

Los protagonistas son una de las razones por las que amo tanto este libro. Cometieron errores y en varias ocasiones sobresalían sus defectos más que sus cualidades, pero es por eso que son tan cercanos al lector. Lizzy es una heroína (como las llamaba su autora), y a pesar de que se dejó llevar por las primeras impresiones, siempre mantuvo sus ideas y opiniones firmes aunque ello supusiera tener problemas incluso con su familia. Por otra parte, Mr. Darcy es un caballero en toda la extensión de la palabra, que se mostró orgulloso al comienzo de la novela, pero poco a poco conocemos lo que hay dentro de él. 

Como lo dije antes, me identifiqué mucho con la personalidad de Mr, Darcy por eso es uno de mis amores platónicos de la literatura :3 Igual, yo suelo mostrarme un poco fría cuando conozco a alguien, pero una vez que siento confianza me expreso con más facilidad.

Definitivamente es una novela que TODOS deberían leer. Tiene todo lo que un excelente libro necesita, no es nada empalagoso en cuanto al romance y Jane Austen describió todo con gran detalle. Y si aún no te has convencido del todo, puedes probar con ver las adaptaciones, empezando por la versión del 2005 con Keira Knightley y Matthew Macfadyen sólo porque es mi favorita :P  


Aunque la vanidad y el orgullo son dos palabras distintas, a menudo se usan como sinónimos. Se puede ser orgulloso sin ser vanidoso. El orgullo está relacionado con la opinión que tenemos de nosotros mismos; la vanidad, con lo que nos gustaría que los demás pensaran de nosotros.
-En general -dijo Darcy-, no suele haber en el campo muchas personas a las que analizar, pues el círculo social con el que uno se relaciona, el de los vecinos, es limitado y no varía.
-Pero las personas en sí cambian, de modo que siempre hay algo nuevo que observar.
-¿Y nunca le ciegan los prejuicios?
-Quiero creer que no.
-Suele pasarle a la gente que nunca cambia de opinión, por lo que conviene asegurarse bien antes de juzgar a los demás.
-No sabría decirte el momento exacto, ni el lugar, ni la mirada, ni las palabras que lo iniciaron. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Cuando me di cuenta, ya estaba enamorado.

2 comentarios:

Me gusta leer tu opinión, ¡gracias por dejar tus comentarios!